(c)2005 Deluxe-Menu.com

 

Patrimonio Natural y Cultural Intangible

 

Patrimonio Natural

Costa Rica ha inscrito en la lista de bienes que pertenecen al Patrimonio Mundial de la UNESCO varios sitios naturales que se distinguen por ser obras excepcionales construidas por la naturaleza: el Parque nacional Isla del Coco (1997) y la Zona de conservación de Guanacaste (1999), el Parque Nacional de la Amistad  y reservas de la Cordillera de Talamanca (1983). Este reconocimiento, otorgado por la Organización de las Naciones unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) es una invitación a conocer esos espacios, a recorrerlos, a fascinarse con ellos. Es también un llamado a protegerlos.

 

Ellos son:

El Parque nacional Isla del Coco (1997, 2002)

La isla del Coco se encuentra en el Océano Pacífico. Está localizada a 532 km de la costa costarricense. A medio camino entre el continente americano y las Islas Galápagos. Su área terrestre es de 23,85km2 y mide 7,6 de largo y 4.4 km de ancho, siendo su forma más o menos rectangular.

Isla de gran belleza que por su impresionante diversidad biológica, puede ser considerada como un laboratorio ideal para realizar investigaciones sobre la evolución de las especies; la dinámica de los ecosistemas del planeta y su relación con los cambios globales del ambiente marino y terrestre.

Catarata en Isla del Coco

 

La isla del Coco podría convertirse en una de las nueva 7 maravillas naturales del mundo. La votación para elegir las nuevas maravillas naturales del mundo se inició en enero de 2008 y se mantendrá hasta el 31 de diciembre de este año en la página de la fundación: New Seven Wonders. Las personas de todo el orbe pueden emitir su voto y elegir sus 7 destinos favoritos.

 

 

Considerando las excepcionales características naturales de este territorio insular, el Gobierno de Costa Rica creó en 1978 el Parque Nacional Isla del Coco, el que posteriormente fue declarado núcleo del Área de Conservación Marina del mismo nombre. Por las mismas razones de excepcionalidad, la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) en 1997, la declaró Sitio Patrimonio Natural de la Humanidad. Así mismo en 1998 fue declarado Humedal de Importancia Internacional bajo la Convención Internacional de Ramsar de 1991.

En 1995, en el marco del estudio sobre un "Sistema de áreas marinas protegidas representativas del mundo", realizado por la Autoridad del Parque Marino del Arrecife de la Gran Barrera (Australia), el Banco Mundial y la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), se acordó, en la Región Marina del Pacífico del Sudeste, dar alta prioridad a la Isla del Coco para recibir apoyo para su manejo y conservación.

El 11 de octubre del 2002, el Gobierno de Costa Rica declaró a la Isla del Coco como Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica.

Esta declaratoria se debe al alto valor histórico y cultural que posee la Isla del Coco para el pueblo de Costa Rica y el mundo, forjado a partir del siglo XVIII mediante la visita y permanencia de grupos humanos procedentes de diversas partes y con distintos propósitos.

Las inscripciones en las rocas de las bahías Chatham y Wafer, así como los demás vestigios culturales que puedan hallarse en la Isla son testimonio de la historia del lugar.

http://www.vivacostarica.com/map-of-costa-rica/map-of-costa-rica-picture-33.jpghttp://www.vivacostarica.com/map-of-costa-rica/map-of-costa-rica-picture-22.jpg

 

Las Reservas de la cordillera de Talamanca (1983)

http://www.inbio.ac.cr/pila/images/imagrand/Bosques%20de%20la%20cima%20de%20la%20Cordillera%20de%20Talamanca,%20Sector%20bajos%20del%20R%EDo%20Lori.JPG

http://www.inbio.ac.cr/pila/images/imagrand/Catarata%20R%EDo%20Platanillal.%20Foto%20Vladimir%20Jim%E9nez.JPG

Catarata Río Platanillal.
Foto Vladimir Jiménez

 

Las Reservas de La cordillera de Talamanca están conformadas por dos zonas de gran riqueza biológica: el Parque Nacional de Chirripó y el Parque Nacional La Amistad.

El Parque Chirripó abarca parte de las provincias de San José, Cartago y Limón. En él se encuentra el punto más alto de la gran cordillera de Talamanca: el Cerro Chirripó Grande, de 3819 metros de altura. El clima nuboso y húmedo de este bosque tropical ha favorecido el desarrollo de importantes ríos y de una vegetación formada por árboles de roble y laurel y una gran variedad de arbustos. Algunos de los animales que habitan en esta zona están en peligro de extinción: el águila arpía, el quetzal, el búho, el puma, el manigordo y la danta.

 

Lago Chirripo, Parque Nacional Chirripo, Costa Rica, foto tomada a finales del 2005

 

El Parque Nacional La Amistad Costa Rica – Panamá tiene una zona perteneciente a Costa Rica (193929ha) y otra en tierras panameñas (207000 ha). En el lado costarricense, se encuentra el segundo punto más alto de la cordillera de Talamanca: el cerro Kamuk (3554 metros). En éste también predomina el bosque nuboso y su vegetación está constituida por altos árboles de poró, cipreses lorito, cedro dulce y robles cargados de musgo. Así como de helechos, bromelias y muy variados animales.

 

Zona de Conservación de Guanacaste (1999)

 Papagayo Gulf Beach - Golfo de Papagayo, Guanacaste

Creada en 1991, y nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1999, esta zona incluye dos parques nacionales: Santa Rosa y Guanacaste. Está ubicada en el extremo noroeste de la provincia de Guanacaste y posee una extensión de 120000 ha terrestres y 70000 ha marinas. Esta zona de bosques secos, tiene grandes pastizales y caudalosos ríos como el Tempisque. También tiene  unas 240 especies de árboles, entre ellos inmensos árboles de Guanacaste, cocobolo y caoba y bosques de árboles enanos, manglares, e incluso volcanes como el de Orosí con 1446 metros de altitud, que presenta aspecto cónico y laderas cubiertas por densos bosques. Su fauna es muy rica y diversa: hay venados, iguanas, pizotes, monos congos, colorados y cariblancos; unas 300 especies de aves, unas 100 de anfibios y reptiles y más de 30000 clases de insectos, entre los cuales unas 5000 de mariposas.

El Parque Santa Rosa posee bellas playas como Naranjo, Nancite y Ostional. La extensa playa Ostional, junto con la playa Nancite constituyen las dos áreas más importantes del Pacífico Central para el desove de la tortuga marina lora (Lepidochelys olivacea). La zona habitual de nidificación es de unos 900 m de largo; se localiza entre el estero del río Ostional, que corre paralelo a la playa y una punta rocosa que se adentra en el mar. Durante los meses de julio a noviembre, tienen lugar las grandes arribadas que normalmente se producen en la noche y durante el cuarto menguante. También desova aquí ocasionalmente la tortuga baula (Dermochelys coriacea) y la verde del Pacífico (Chelonia agassizi). En este refugio se desarrolla un programa controlado de recolección de los huevos que ha sido autorizado y es supervisado por el Ministerio de Ambiente y Energía.

La Casona de Santa Rosa y sus corrales de piedra, proceden de la época colonial. Además fueron escenario de la batalla del 20 de marzo contra los filibusteros en defensa de la soberanía nacional.

Patrimonio Inmaterial

La Convención para la salvaguardia del patrimonio inmaterial, firmada el 17 de octubre del 2003 en la sede de la UNESCO en París amplió el concepto de Patrimonio. Tradicionalmente la UNESCO ha considerado “patrimonio cultural”: los monumentos, obras arquitectónicas, de escultura o de pintura monumentales; inscripciones, cavernas y grupos de elementos de carácter arqueológico, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia, así como los lugares construidos por la naturaleza.

Sin embargo a partir de la Convención para la salvaguardia del patrimonio inmaterial, son considerados “patrimonio cultural mundial”: aquellas formas de expresión populares y tradicionales, tales como las lenguas, la literatura oral, la música, la danza, los juegos, la mitología, los rituales, las costumbres o las técnicas artesanales; así como los espacios culturales; lugares que concentran actividades culturales populares y tradicionales (sitios donde se congrega el público ante los narradores, donde se celebran los rituales, plazas de mercados, festivales, etc.); y espacios asociados a un ritmo temporal que hace que un determinado acto se reproduzca regularmente (rituales cotidianos, procesiones anuales, narraciones orales). Esto permitió que además de lugares construidos por la naturaleza, como la isla del Coco y la Zona de conservación del Guanacaste, Costa Rica tenga dentro de la Lista del Patrimonio Intangible una tradición que ha abarcado todo el territorio nacional durante varios siglos y que aún se desarrolla in vivo.

La tradición del boyeo y la carreta

http://www.unesco.org/culture/ich/img/photo/thumb/00165-MED.jpg

 

La UNESCO  declaró en el año 2005 "La tradición del boyeo y las carretas"Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

 

La tradicional carreta de bueyes es el tipo de artesanía más famoso de Costa Rica. Desde mediados del siglo XIX, las carretas de bueyes eran utilizadas para transportar el grano de café desde el valle central de Costa Rica, en las montañas, a Puntarenas, en la costa del Pacífico. Un viaje requería de 10 a 15 días. Las carretas de bueyes tenían ruedas sin radios, un híbrido entre el disco usado por los aztecas y la rueda de radios introducida por los españoles, para avanzar en medio del fango sin atascarse. En muchos casos, las carretas de bueyes eran el único medio de transporte de una familia y simbolizaban su estatuto social.

La tradición de pintar y engalanar las carretas comenzó a principios del siglo XX. Originalmente, cada región de Costa Rica tenía su propio diseño, lo que permitía identificar el origen del boyero por los motivos pintados en las ruedas. A principios del siglo XX, flores, rostros y paisajes en miniatura empezaron aparecer al lado de los motivos que representaban estrellas puntiagudas. Se organizaron concursos anuales para premiar a los artistas más creativos, costumbre que aún perdura hoy día.

Cada carreta de bueyes se fabrica para producir su propio “canto”, un carillón único producido por un anillo del metal que golpea el cubo de la rueda cuando la carreta traquetea por los caminos. Cuando las carretas de bueyes se convirtieron en motivo de orgullo individual, se las construía con mayor cuidado, seleccionando las maderas de mejor calidad para producir los mejores sonidos.

Las carretas variopintas y ricamente engalanadas de hoy se parecen poco a los vehículos originales rectangulares, con un cuadro de caña y toscamente labrados y cubiertos de cuero sin curtir. En la mayoría de las regiones de Costa Rica, los camiones y los trenes han substituido a las carretas como principal medio de transporte, pero éstas siguen siendo símbolos fuertes del pasado rural del país, y aún ocupan un lugar importante en los desfiles y las celebraciones religiosas y profanas.

Al convertirse la mayoría de las carretas en un medio de transporte obsoleto, se ha reducido la demanda de carretas, y por tanto también ha disminuido en las últimas décadas el número de artesanos que dominan la técnica para fabricarlas y decorarlas.

El objetivo del proyecto de salvaguardia es contribuir a revitalizar y preservar la tradición del boyeo y las carretas en Costa Rica mediante la educación y las actividades de sensibilización, dar poder a los boyeros y a las organizaciones de artesanos y elaborar un inventario de las actividades de investigación. Se establecerá una red nacional para salvaguardar y revitalizar la tradición y se organizarán talleres de formación sobre la gestión cultural y la gestión de recursos para los miembros de las organizaciones de boyeros y los artesanos. Se creará un inventario digital que contenga las diversas expresiones de la tradición de las carretas y un manual práctico que describa los procesos técnicos y artísticos que intervienen en la fabricación y la ornamentación de las carretas. Un objetivo del proyecto consiste en dar realce a las capacidades de los boyeros y de las organizaciones de artesanos para proponer y manejar las actuales y futuras actividades de salvaguardia en cooperación con el gobierno, la sociedad civil y el sector privado. Además, el plan propone sensibilizar al público acerca de la importancia de esta tradición.

 

 

http://www.unesco.org/culture/ich/img/photo/thumb/00030-MED.jpg

La tradición del boyeo y las carretas
© Carmen Murillo / Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes

 

El Boyeo

Los campesinos costarricenses, al mando de su carreta y junto a sus fieles bueyes, han ejercido el oficio del boyeo por generaciones. Un oficio aprendido desde pequeños, junto a su familia. Son los hombres, principalmente, quienes heredan la tradición del boyeo, sin embargo, las mujeres siempre han participado de la tradición y en los últimos años han asumido un liderazgo importante.

 

Al igual que el boyero, los bueyes desde jóvenes reciben su educación, una tarea laboriosa que requiere de varios años.  Aprenden a llevar la carga del yugo y la carreta, y su temperamento es modelado para recibir con sumisión las instrucciones del boyero.

Los estímulos del chuzo y las órdenes del amo, que con el diario convivir se envuelven en gestos de cariño, confianza y obediencia, facilitan la labor.  El chuzo permite establecer jerarquías, pero no se utiliza para agredir al animal.

Arar el campo o hacer girar las muelas del trapiche.  Transportar leña, caña dulce, maíz y otros productos.  Llevar el café al puerto para intercambiarlo por sal y algunos granos. Trasladar a los enfermos, brindar el servicio de fletes o ir de paseo. Estas han sido algunas de las funciones que boyero, bueyes y carreta,  han permitido en Costa Rica.

Todo este cúmulo de conocimientos y habilidades, intangibles e imperceptibles pero arraigados en la memoria, han contribuido, en alguna medida, a la definición de la identidad costarricense.

 

La Carreta :

Originaria de España, la carreta costarricense llegó al país en el siglo XVI y en la actualidad es el producto de una serie de adaptaciones a la geografía local.  

La “cureña” fue un tipo de carreta muy sencilla, hecha de troncos, palos y cañas, utilizada para el transporte de madera, con una base triangular. Otra variación se dio en Guanacaste, en donde la carreta se ha utilizado comúnmente sin pintar.

En el Valle Central se afinó en términos estructurales y estéticos. Con el objetivo de sobrellevar la carga del café hasta el puerto, sus diversas partes se modificaron para obtener una carreta más fuerte y liviana. 

 

La rueda también tuvo sus cambios. En un principio estaba conformada de radios (varillas que unían el eje con el aro de la rueda) o en una sola pieza. Luego se implementó la rueda de tres partes de madera. Posteriormente, este diseño se mejoró a uno realizado con dieciséis cuñas, ajustadas por un aro de hierro.

El llamado “cantar de la carreta” es un sonido emitido por su bocina y su eje. Este armonioso sonido especial en cada carreta, distinguía al dueño y alertaba a los conocidos a su llegada. Era igual de importante que el decorado, a la hora de escoger una carreta. Y ha inspirado a escritores y poetas, a lo largo del tiempo.

A principios del siglo XX, los colores adquirieron un lugar primordial. Diseños y pinturas dieron vida al estilo decorativo que aún vemos. Característica del Valle Central, la pintura en las carretas se ha inspirado en el medio ambiente y respondió a la necesidad de resaltar y enaltecer el vehículo que había apoyado al desarrollo del país. Fue cuando la carreta se vio desplazada por otros medios de transporte, que se sintió la necesidad de decorarla.

 

http://www.museocostarica.go.cr/exhibicion_virtual/el_boyeo_y_la_carreta/images/medium/3_carreta/25.jpg

 

Esta carreta fue elaborada en Cartago, pero decorada en Sarchí. En los "vértices" se puede apreciar la gran variedad de detalles utilizados.

 

Cartago, Alajuela, Heredia y San José son las provincias que han acunado esta tradición. Los artesanos han heredado el arte de la fabricación de carretas por generaciones y dieron un estilo particular al decorado según su localidad. Sin embargo, en muchos de estos lugares, los cambios tecnológicos han provocado la desaparición de esta práctica.

 

Hermes Soluciones de Internet